Noticias del sector

“Los alimentos procesados han salvado más vidas que la medicina”

Para Roger Clemens, Profesor de USC School of Pharmacy en Estados Unidos, la falta de conocimiento sobre los alimentos procesados ha generalizado su satanización; sin embargo, los avances en la industria agroalimentaria tienen un impacto positivo, muchas veces oculto, en la sociedad.

El docente explica qué son los alimentos procesados y por qué no hay que temer su consumo.

 

1.    Definición básica

En la reglamentación de Estados Unidos se cataloga como alimento procesado o transformado a todo aquel que no sea un producto agrícola bruto. Es decir que todos los alimentos que hayan experimentado un proceso de lavado, corte, molienda, pasteurización, congelación, deshidratación u otro que altera su estado natural, pertenecen a esta categoría.

Según el INEN, en Ecuador, es toda materia alimenticia, natural o artificial, que para el consumo humano ha sido sometida a operaciones tecnológicas necesarias para su transformación, modificación y conservación.

El procesamiento también puede incluir la adición de otros ingredientes como saborizantes, nutrientes u otras sustancias aprobadas (por ejemplo sal, azúcares y grasas) que reducen, aumentan o dejan sin afectar las características nutricionales de un producto crudo. Esta definición puede aplicarse también a las técnicas de cocción y conservación caseras.

 

2.    ¿Existe alguna razón para temer a los alimentos procesados?

No. Casi todos los alimentos han sido expuestos a algún tipo de procesamiento para garantizar su seguridad. Son demonizados porque la gente no entiende el proceso industrial o sus compuestos. Muchas veces, los ingredientes alimentarios son términos largos que la mayoría no puede pronunciar o no reconoce. En las etiquetas, todo tiene un nombre químico, por ejemplo los consumidores conocen el término “sal” pero quizás muchos se confundan si es que leen “cloruro de sodio” o ven su fórmula química NaCl. Otro ejemplo es  el vinagre cuyo nombre químico es ácido acético.

He ahí que surge el temor a lo desconocido, pero los alimentos procesados son esenciales para asegurar la disponibilidad de alimentos en calidad, variedad y cantidad suficiente para satisfacer la demanda de la población. El procesamiento de los alimentos no los hace dañinos sino seguros.

 

3.    ¿Contribuyen o afectan a la salud de los consumidores?

Actualmente, los alimentos procesados tienen un impacto significativo en la entrega de nutrientes a las personas. La adición de ingredientes de fortificación han reducido notablemente la prevalencia de enfermedades. Por ejemplo, el ácido fólico fomenta la formación del tubo neural en los niños recién nacidos para un desarrollo neurológico óptimo; el hierro combate la anemia; la vitamina A reduce la ceguera nocturna; la vitamina D mejora la absorción del calcio en los huesos; el calcio evita la osteoporosis y el yodo evita el bocio.

El equilibrio en la dieta diaria es el éxito de un cuerpo sano.

4.    ¿Cómo se puede cambiar la visión del consumidor sobre los alimentos procesados?

Como en la mayoría de temas de salud, la educación es la clave. Tanto el sector público como privado deben dar a conocer a la ciudadanía el espectro existente en el procesamiento de alimentos, así como los actores que están involucrados desde el campo hasta el consumidor. Llevar este mensaje a las prácticas comunes de preparación de alimentos dentro de la cultura ecuatoriana es esencial para que el consumidor típico entienda. Además, la universidad local y sus programas en ciencias alimentarias y nutrición podrían ser los contribuyentes más relevantes para cambiar la visión del consumidor ecuatoriano.

 

5.    Considerada su experiencia, ¿qué respuesta deben dar las industrias de alimentos?

La comunidad de ciencias de la alimentación debe proporcionar mensajes pertinentes sobre la importancia de la elaboración de alimentos. Tal vez el mensaje más significativo es que los alimentos procesados, debido a su seguridad, valor nutritivo, accesibilidad y asequibilidad, han salvado más vidas que la medicina.

 

Calidad y no cantidad es la clave en el consumo de proteína

Los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del Ministerio de Salud revelan que los ecuatorianos no consumimos proteína de calidad. De hecho, un cuarto de la población cubre su necesidad de proteína a través del arroz, alimento que, según los expertos, es de baja calidad proteica y se compone principalmente de carbohidratos.

La calidad de la proteína no es igual en todas las fuentes alimentarias. Diego Pico, ingeniero químico de alimentos con más de 25 años de experiencia en la industria agroalimentaria, explica que la calidad de proteína está estrechamente relacionada a la cantidad de aminoácidos esenciales que aporta. “Existen 9 aminoácidos esenciales que no pueden ser sintetizados por el cuerpo humano y nuestra única fuente de obtención es la dieta. Mientras un alimento contiene más aminoácidos esenciales es considerado una proteína de alta calidad”, añade.

 

Tomado de OldSkool Photography

 

 

Las proteínas son fundamentales en la alimentación porque se encargan de entregar al organismo los aminoácidos necesarios para el cumplimiento de funciones como: regeneración de tejidos, reparación de heridas, crecimiento y desarrollo muscular y corporal.

 

 

 

 

¿Sabes para que sirve cada aminoácido esencial?

  • Leucina se utiliza en la regeneración muscular y ósea. Asimismo controla la glucemia (cantidad de glucosa en sangre) y aumenta la cantidad de hormona de crecimiento.
  • Isoleucina relacionada con la reparación de los músculos, huesos y tejido dérmico. Además, participa en la formación de hemoglobina y en el control de la glucemia.
  • Metionina posee acción antioxidante, previniendo algunos factores de riesgo cardiovascular.
  • Lisina ayuda a formar colágeno y también participa en el metabolismo del calcio y en la formación de anticuerpos para fortalecer el sistema inmunitario.
  • Valina repara y mantiene la masa muscular. También se utiliza en la metabolización hepática de algunos nutrientes.
  • Fenilalanina participa en la formación de neurotransmisores que estimulan la sinapsis nerviosa, por lo que se relaciona a la mejora del estado de ánimo, la concentración y el aprendizaje.
  • Triptófano actúa a nivel nervioso como relajante corporal y facilita la conciliación del sueño. Además, controla la sensación de apetito por lo que produce un efecto saciante.
  • Treonina metaboliza las grasas y también colabora en la creación de colágeno.

Un consumo deficiente de este tipo de aminoácidos implicaría problemas de salud en el mediano y largo plazo, que se traducen en desnutrición y pérdida de masa muscular.

Muchos alimentos tienen proteína, tanto de origen animal como vegetal. Las más completas son el huevo, la carne, el pescado, la leche y los derivados lácteos. En los vegetales, la mejor proteína es la quinua, seguido del amaranto.

Las proteínas como las leguminosas (frijoles, lentejas, habas) y los cereales (arroz, trigo) se consideran por sí solos de mala calidad porque son deficientes en ciertos aminoácidos y excesivos en otros, por eso es importante complementarlas entre sí para elevar su calidad nutricional.

¿Cómo combinas tu proteína en la dieta diaria?

El ser humano no está hecho para ser estático

* Traducido y adaptado de LeTemps.ch del 3 de abril 2018

 

El sedentarismo puede tener consecuencias graves sobre el organismo. Varias iniciativas promueven la actividad física en la empresa. Esta es una preocupación que se remonta al siglo XIX.

Jean- Baptiste André Godin, reconocido industrial francés, líder de una empresa de sartenes en hierro fundido, había entendido la importancia de mantener a sus obreros en buena salud en el siglo XIX. El patrono paternalista había hecho construir, desde 1859, diferentes edificios que abrigaban restaurantes, almacenes cooperativos, pero también, en 1870, una piscina para que los empleados y sus hijos aprendan a nadar. El conjunto compone el famoso Familistère de Guise, enteramente dedicado los trabajadores.  Según Julien Pierre, profesor en la Universidad de Estrasburgo, Godin buscaba luchar contra las epidemias de cólera y los efectos del alcohol que debilitaban a algunos de sus empleados; pero también había entendido que la actividad física permitía mantener la productividad.

Hoy la amenaza no es la epidemia de cólera u otra afín; es una totalmente diferente la que pesa sobre los empleados que trabajan en el sector terciario. En el auto, el bus, delante de la computadora, en la cafetería o en el restaurante… ¡Cada día pasamos más de 9 horas en posición sentada, más que durmiendo!  En conclusión, nos hemos vuelto activos sedentarios lo que, en el plano sanitario, no queda sin consecuencias.

Desde hace varios años, estudios científicos han determinado los efectos nocivos de una prolongada posición sentada: disturbios músculo-esqueléticos de pies a cabeza, sensación crónica de cansancio, problemas arteriales, aumento del riesgo de osteoporosis a causa de una disminución de la densidad ósea, aumento de la obesidad y de las enfermedades cardiovasculares y mentales, probabilidad de desarrollar un cáncer de colon en los hombres y del útero en las mujeres… ¡La lista de enfermedades da miedo! ¡En el año 2008, el sedentarismo habría sido la causa de 5,3 millones de muertos en el mundo en comparación de los 5,1 millones matados por el tabaco!

Disminuye el ausentismo

Muchos empleados comen en su lugar de trabajo, no se mueven más para comunicarse con sus colegas, prefiriendo enviar correos electrónicos y utilizando sistemáticamente el ascensor. El ser humano no está hecho para ser tan estático. Según la Organización Mundial de la Salud, una adecuada promoción de la salud en el lugar de trabajo llevaría a una baja del ausentismo, una disminución de la rotación de personal, una mejor cohesión entre colaboradores y un mejoramiento del bienestar y del ambiente de trabajo.

Lea en la esta noticia la importancia de caminar durante el día laboral. 

Recuerde que el impacto del movimiento en nuestros cuerpos nos ayudara a mantenernos más sanos, sentirnos más activos y con mucha energía para seguir nuestro día. Se puede empezar poco a poco, pero lo útil es tener la motivación para hacerlo y recordar siempre que es nuestro cuerpo y debemos cuidarlo todos los días.

Banco de alimentos, una alternativa para erradicar el hambre

Un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se desperdician, aunque más de 800 millones de personas sufran de hambre. Ecuador no es la excepción a esta realidad.

En ese contexto, con la visión de erradicar el hambre entre las personas de extrema pobreza, se han creado los Bancos de Alimentos que brindan una alternativa de “no desperdicio” a quienes producen y distribuyen alimentos. 

Beneficiarios del Banco de Alimentos

El Banco de Alimentos de Quito es uno de lo que cuatro que hay en el país y nació como una iniciativa de la Escuela Politécnica Nacional (EPN). Con 14 años de operación, esta institución ha recuperado más de 1.500 toneladas de alimentos. Actualmente, los distribuye entre grupos vulnerables que pertenecen a 63 instituciones y 485 familias de recursos muy limitados, atendiendo a un total de 6.619 beneficiarios.  

En promedio, este banco recibe mensualmente un 82% de alimento perecible (verduras, hortalizas, legumbres y frutas) y alrededor del 18% de  alimento no perecible en corto plazo (fideos, harinas, enlatados y conservas, granos secos, entre otros). De estos, la mayor necesidad para mejorar el nivel nutricional de los beneficiarios radica en los no perecibles, a más de otros alimentos con alto contenido de proteína.

Erradicar el hambre no es una tarea fácil. Para lograrlo, es necesaria “la solidaridad comprometida de productores, distribuidores de alimentos y consumidores, interesados en las necesidades de los que menos tienen y conscientes de que a través de sus donaciones se puede solucionar, al menos en parte, el problema de hambre en nuestra ciudad”, señala Alicia del Carmen Guevara, Directora del Banco de Alimentos de Quito.

En los Bancos de Alimentos nada se desperdicia. Gracias al trabajo voluntario de profesores y estudiantes de la EPN, los productos donados que no pueden ser aprovechados directamente, pasan a distintos procesos para no ser desperdiciados. Entre los alimentos procesados que se elaboran están:

Pulpas de frutas, mermeladas y concentrados, preparados a partir de frutas muy maduras o parcialmente afectadas.

Galletas fortificadas con proteínas de soya, para aprovechar proteína texturizada de soya recibida como donación.

Rosquillas elaboradas con fécula de yuca recibida como donación.

Harina de huevo, elaborada a partir de huevos que no cumplen condiciones de tamaño o que tienen golpes ligeros y que normalmente son desechados.

Producción de nuevos productos en base a alimentos donados

“El hambre en el Ecuador no se debe a la falta de alimentos sino a una distribución incorrecta de los mismos, siendo un compromiso de todos cambiar esta realidad”, añade Guevara.

Si quiere ser voluntario personal o empresarial de esta causa, contactarse a: 0999356584 / 0984805966 / info@bancodealimentosquito.com

Voluntarios del Banco de Alimentos

Las tendencias regulatorias en América Latina

Con una creciente presión por parte de la Organización Mundial de Salud (OMS) y la Organización Panamericana de Salud (OPS), los Ministerios de Salud de distintos países de Latinoamérica han incrementado las regulaciones sobre una industria de alimentos y bebidas que ya trabaja bajo una inestabilidad normativa.

A pesar de que se aleja de la realidad, el objetivo de la OMS y OPS es que se reduzca el consumo de alimentos y bebidas procesadas. El propósito de estas organizaciones es promover los hábitos alimenticios saludables; sin embargo, lo hacen satanizando a productos que han sido elaborados bajo las mejores condiciones de calidad.

América Latina al momento está en un constante cambio de etiquetado y en la manera en que los productos procesados presentan su información. Chile, Perú y Uruguay han optado por utilizar el polígono informativo de colores negro o rojo, enfocándose en utilizar las palabras “ALTO EN” o “EXCESO EN” para los ingredientes críticos: azúcares, sales, grasas y grasas trans. No obstante, el Comité del Códex sobre Etiquetado de los Alimentos, que se llevó a cabo el 16 de octubre del 2017 en Paraguay, argumentó que sistemas de discos, como el utilizado en estos países, son discriminatorios y por lo tanto no serían considerados como una modalidad de rotulado por parte del Códex. Ecuador, al utilizar el sistema gráfico tipo semáforo (aunque no sea discriminatorio), genera una alerta en el consumidor sin necesariamente informarle sobre lo que consume en su porción sino en un excesiva porción de 100 gramos.

La industria de alimentos y bebidas, al estar consciente de que el consumidor necesita información clara y transparente, recomienda utilizar la modalidad que informa al consumidor sobre la porción a consumir y utilizar un modelo inclusivo para que quienes compran un producto lo puedan comparar. Adicional a esto, es indispensable que se realicen campañas de educación nutricional en los consumidores, ya que se ha visto que el consumo excesivo de carbohidratos, proteínas y grasas no provienen de los alimentos procesados sino de aquellos preparados en casa o en establecimientos de alimentación colectiva. Ningún ingrediente por sí solo es dañino para la salud, el daño viene del consumo excesivo, una dieta desbalanceada y una vida sedentaria.

 

Mira la presentación de las tendencias aquí

Taller con Roland Waardenburg: ¿Cómo ser rentable siendo sustentable?

¡Te invitamos a participar en este taller!

 

Reserva tu cupo ingresando a: https://goo.gl/forms/VvEaEXIcgyWZB6lt2

 

*Recuerda que tu cupo no será registrado hasta enviar tu comprobante de pago a info@anfab.com

LA COMPETITIVIDAD INDUSTRIAL MEJORA CON ENERGÍAS RENOVABLES

En el mundo actual se puede potencializar la competitividad industrial con los recursos que nos ofrece la naturaleza, reutilizarlos y aplicarlos a nuevos sistemas que han sido desarrollados gracias a la investigación y tecnología.

El Ecuador no se puede quedar atrás, debe aprovechar las oportunidades que ofrecen la legislación, los cambios en la matriz productiva y los incentivos fiscales a los industriales que implementan producción más limpia.

Es por eso que Grupomega, empresa ecuatoriana, en su afán de ofrecer alternativas de competitividad a la industria nacional, ha desarrollado una alternativa ecológica que se instala en el sistema actual de calderas de las compañías, para que utilicen biomasa y sustituyan el uso de búnker o diésel, ofreciendo un importante ahorro anual en costes energéticos entre el 20% y 30%. Esto permite amortizar la inversión a corto plazo, además de ayudar a reducir las emisiones de CO2, como se puede ver en el siguiente ejemplo:

 

 

 

 

 

 

 

 

Grupomega se especializa en desarrollar estudios técnico-económicos para proyectos personalizados en la fabricación e instalación de cámaras de combustión y quemadores de biomasa que se adaptan a los sistemas actuales de calderas de sus clientes.

Pero ¿qué es la biomasa?

Es un conglomerado a base de restos de aserrío (cortezas, aserrín y astillas), restos de ebanistería y restos de plantaciones (ramas y raíces), que se ha convertido en la alternativa más ecológica a la hora de generar energía térmica.

El Ecuador, debido a su naturaleza agrícola, ha identificado dos sectores con potencial bioenergético. En primer lugar, el agrícola, con productos como arroz, cacao, café, caña de azúcar, maíz duro y palma africana. El segundo es el forestal, con productos como los restos de la industria maderera que constituye una fuente renovable de energía con un alto potencial de aprovechamiento.

En los procesos industriales, la tecnología de quemadores o cámaras de combustión de biomasa puede sustituir al gas oil en casi todos los procesos de energía térmica. Además, a diferencia de los combustibles fósiles, la biomasa presenta los siguientes beneficios:

  • No existe riesgo de explosión.
  • Reduce las emisiones de azufre y partículas.
  • Reduce emisiones contaminantes como CO, CH4 y Nox.
  • No contribuye al efecto invernadero.
  • Reduce los riesgos asociados con el escape de gases tóxicos.
  • Reduce el riesgo de incendios forestales y de plagas.
  • Ofrecen un ahorro de energía de hasta el 30%.
  • La amortización de los equipos se completa entre 12 y 18 meses.
  • El uso de energías limpias permite a las empresas acceder a etiquetados verdes, a un mejor acceso a los mercados, reducción de pago de impuestos y a un mejor precio para sus productos.

Para más información contáctanos GRUPOMEGA www.grupomega.ec

02 2241730 – 2243283 – 0999660350 camila.iturralde@grupomega.ec

Falsificación y adulteración pueden afectar la salud pública en la región

Desde medicamentos para tratar afecciones respiratorias o enfermedades catastróficas como VIH,  cáncer o artritis, hasta productos de consumo como  condimentos para alimentos, leche en polvo, avenas, café, fideos, licores y bebidas no alcohólicas, productos de aseo personal como jabones, talcos, pasta dental, detergentes, agroquímicos y plaguicidas, todos falsos o adulterados, han sido encontrados en nuestros mercados, elaborados en condiciones totalmente insalubres. Esto puede generar daños en la salud de la población que incluyen un simple dolor de estómago, una infección e incluso la muerte.

Estos productos falsificados o adulterados ponen en grave riesgo los sistemas de salud, generando grandes pérdidas al estado, con un mercado clandestino que no genera impuestos y que lamentablemente aumenta el número de atenciones de salud y hace que eéstas se prolonguen.

Productos originales que buscan satisfacer necesidades básicas como alimentación y salud, son reemplazados con productos falsos que generan en cambio: infecciones, cegueras, fallas terapéuticas o incluso la muerte, no es necesario con esto asustar al consumidor, lo que se busca es concienciar y hacerle partícipe de la lucha contra el mercado ilegal.

Nuestro país y los de la región no están libres; en Colombia, recientemente la fiscalía informó que 4 de cada 10 medicamentos son falsos, mientras que en nuestro país la fiscalía tiene ya identificados cerca de 18 casos anuales de falsificación de medicamentos, uno de los últimos en Quito, en donde se incautaron cerca de 3 millones de comprimidos falsos, lo cual nos llevó a obtener la primera sentencia en el país con el artículo 217 que tipifica como delito la falsificación de medicamentos. Según Euromonitor Internacional, 1 de cada 3 botellas en Ecuador, proviene del mercado ilegal, es decir que el 25,5 % del mercado total corresponde a licor ilegal.

La lucha contra el producto falsificado, conlleva a analizar una serie de acciones que debe tomar el Estado, inicialmente en la modificación leyes, que permitan tener sanciones eficaces,  para combatirlo, poniendo obstáculos que cumplan como factor disuasivo en contra de esta actividad criminal muy difícil de erradicar.

La falsificación de productos es tanto un problema interno como regional, lo que genera un tráfico proveniente principalmente de Perú y Colombia en todo tipo de productos y medicamentos que son ingresados masivamente en cargamentos o mediante la modalidad de tráfico hormiga.

La incidencia en países orientales en este tipo de delitos es importante, se conoce de importaciones desde la india o la China de insumos que sirven para la falsificación tales como etiquetas, envases, blisters, etc.,  que son ingresados al país y que facilitan la falsificación y la adulteración de productos a gran escala.

Hay mucho por hacer en la región desde capacitar a la autoridad para lograr combatir este mercado ilegal, hasta la necesidad de tipificar estas acciones como un delito de salud pública incluyendo y protegiendo los productos de uso y consumo humano. Es responsabilidad de la autoridad, la industria, la academia y el consumidor, trabajar en legislaciones adecuadamente redactadas, para poner a órdenes de los jueces a estos delincuentes que atentan contra la vida y salud de las personas.

Es necesario crear grupos multisectoriales en donde participe: la industria, los comerciantes, la autoridad  y el consumidor (quien debe ser nuestro principal aliado). Hay que trabajar de la mano, sector público y privado, para combatir juntos este mercado ilegal, antes que esta problemática se convierta en un riesgo para la salud pública en Ecuador.

 

Colaboración de: 

 

María Fernanda Román Ferrand

STRATEGY SITP. Cía. Ltda.

Experticia, soluciones y estrategias para la Lucha contra la Falsificación

(5939) 99639984
Quito-Ecuador

Los resultados de una producción consciente

Una industria más sustentable que genere beneficio social necesita de un modelo colaborativo como el que promueve el Acuerdo de Producción más Limpia (APL), convenido entre el MIPRO y ANFAB. APL finalizó su primera fase de diagnóstico en 15 instalaciones participantes.

Read More

Impuestos Vs. Consumo: Caso México

En enero de 2014, México implementó un impuesto del 10% al consumo de bebidas azucaradas con el objetivo de disminuir el sobrepeso en la población. Sin embargo, dos años después de su aplicación, los datos tributarios oficiales demuestran que los impuestos no son instrumentos útiles para modificar hábitos de consumo.

Si bien el estudio del Instituto Nacional de Salud Pública y la Universidad de Carolina del Norte, publicado en febrero de este año, señala que el consumo de las bebidas con impuesto IEPS ha disminuido en un 9,7%, los representantes de la industria a través de la ANPRAC Industria Refresquera Mexicana y el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo, amparados en la información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de ese país, dicen lo contrario.

En el periodo de enero a diciembre de 2016 se recaudaron más de 23 mil millones de pesos (USD 1,179,167,450.00) de pesos, lo que representa un incremento del 9.1% en comparación con el 2015, mientras que en 2015 se recaudaron más de 21 mil millones de pesos (USD 1,076,631,150.00), 17% más que en 2014. La conversión nominal de cada peso recaudado por cada litro es directa; es decir, cada peso recaudado es un litro vendido y, por tanto, consumido. Si la recaudación creció, el consumo también.

Lea el comunicado completo de ConMéxico y ANPRAC