Nutrición

“Los alimentos procesados han salvado más vidas que la medicina”

Para Roger Clemens, Profesor de USC School of Pharmacy en Estados Unidos, la falta de conocimiento sobre los alimentos procesados ha generalizado su satanización; sin embargo, los avances en la industria agroalimentaria tienen un impacto positivo, muchas veces oculto, en la sociedad.

El docente explica qué son los alimentos procesados y por qué no hay que temer su consumo.

 

1.    Definición básica

En la reglamentación de Estados Unidos se cataloga como alimento procesado o transformado a todo aquel que no sea un producto agrícola bruto. Es decir que todos los alimentos que hayan experimentado un proceso de lavado, corte, molienda, pasteurización, congelación, deshidratación u otro que altera su estado natural, pertenecen a esta categoría.

Según el INEN, en Ecuador, es toda materia alimenticia, natural o artificial, que para el consumo humano ha sido sometida a operaciones tecnológicas necesarias para su transformación, modificación y conservación.

El procesamiento también puede incluir la adición de otros ingredientes como saborizantes, nutrientes u otras sustancias aprobadas (por ejemplo sal, azúcares y grasas) que reducen, aumentan o dejan sin afectar las características nutricionales de un producto crudo. Esta definición puede aplicarse también a las técnicas de cocción y conservación caseras.

 

2.    ¿Existe alguna razón para temer a los alimentos procesados?

No. Casi todos los alimentos han sido expuestos a algún tipo de procesamiento para garantizar su seguridad. Son demonizados porque la gente no entiende el proceso industrial o sus compuestos. Muchas veces, los ingredientes alimentarios son términos largos que la mayoría no puede pronunciar o no reconoce. En las etiquetas, todo tiene un nombre químico, por ejemplo los consumidores conocen el término “sal” pero quizás muchos se confundan si es que leen “cloruro de sodio” o ven su fórmula química NaCl. Otro ejemplo es  el vinagre cuyo nombre químico es ácido acético.

He ahí que surge el temor a lo desconocido, pero los alimentos procesados son esenciales para asegurar la disponibilidad de alimentos en calidad, variedad y cantidad suficiente para satisfacer la demanda de la población. El procesamiento de los alimentos no los hace dañinos sino seguros.

 

3.    ¿Contribuyen o afectan a la salud de los consumidores?

Actualmente, los alimentos procesados tienen un impacto significativo en la entrega de nutrientes a las personas. La adición de ingredientes de fortificación han reducido notablemente la prevalencia de enfermedades. Por ejemplo, el ácido fólico fomenta la formación del tubo neural en los niños recién nacidos para un desarrollo neurológico óptimo; el hierro combate la anemia; la vitamina A reduce la ceguera nocturna; la vitamina D mejora la absorción del calcio en los huesos; el calcio evita la osteoporosis y el yodo evita el bocio.

El equilibrio en la dieta diaria es el éxito de un cuerpo sano.

4.    ¿Cómo se puede cambiar la visión del consumidor sobre los alimentos procesados?

Como en la mayoría de temas de salud, la educación es la clave. Tanto el sector público como privado deben dar a conocer a la ciudadanía el espectro existente en el procesamiento de alimentos, así como los actores que están involucrados desde el campo hasta el consumidor. Llevar este mensaje a las prácticas comunes de preparación de alimentos dentro de la cultura ecuatoriana es esencial para que el consumidor típico entienda. Además, la universidad local y sus programas en ciencias alimentarias y nutrición podrían ser los contribuyentes más relevantes para cambiar la visión del consumidor ecuatoriano.

 

5.    Considerada su experiencia, ¿qué respuesta deben dar las industrias de alimentos?

La comunidad de ciencias de la alimentación debe proporcionar mensajes pertinentes sobre la importancia de la elaboración de alimentos. Tal vez el mensaje más significativo es que los alimentos procesados, debido a su seguridad, valor nutritivo, accesibilidad y asequibilidad, han salvado más vidas que la medicina.

 

Probióticos, necesarios para una microbiota saludable

La microbiota, conocida también como flora intestinal, está constituida por todos los microbios y bacterias que viven en el intestino y que garantizan un funcionamiento digestivo adecuado. Un tercio de la microbiota intestinal es similar en la mayoría de la gente, pero dos tercios son exclusivos para cada individuo; es decir, el intestino representa una identidad personal.

La microbiota es importante porque está directamente relacionada, entre otras, a las siguientes funciones:

 

·         Obtiene energía de los nutrientes.

·         Colabora en la producción de algunas vitaminas.

·         Interactúa con el sistema inmunológico.

·         Mantiene el pH de piel y colon.

·         Combate las agresiones de otros microorganismos.

 

La alteración de esta población bacteriana puede devenir en enfermedades y patologías relacionadas a inflamaciones crónicas, cáncer, eczemas, obesidad, asma y más.

Su variación está estrechamente relacionada al menos a 3 factores: dieta, uso de fármacos y actividad física. Tanto la comida como los antibióticos que ingerimos y el ejercicio que realizamos pueden alterar la microbiota intestinal.

Parte de los microorganismos vivos que componen la microbiota son los probióticos, de la variedad Lactobacillus y Bifidobacterium. Son llamados bacterias “buenas” porque mantienen el sistema digestivo saludable. A más del organismo, los probióticos están disponibles en varios alimentos y suplementos alimenticios como: yogur, bebidas de soja, suero de leche, quesos blandos, chucrut, pepinillos y kimchi.

Son necesarios para equilibrar la microflora, suprimir el crecimiento de bacterias dañinas y apoyar a una digestión saludable, absorbiendo eficazmente los nutrientes. Y tú, ¿incorporas probióticos en tu dieta?

 

Si quiere ver más sobre probióticos ingrese a nuestra siguiente noticia:

¿Qué son los probióticos y los prébioticos?

Calidad y no cantidad es la clave en el consumo de proteína

Los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del Ministerio de Salud revelan que los ecuatorianos no consumimos proteína de calidad. De hecho, un cuarto de la población cubre su necesidad de proteína a través del arroz, alimento que, según los expertos, es de baja calidad proteica y se compone principalmente de carbohidratos.

La calidad de la proteína no es igual en todas las fuentes alimentarias. Diego Pico, ingeniero químico de alimentos con más de 25 años de experiencia en la industria agroalimentaria, explica que la calidad de proteína está estrechamente relacionada a la cantidad de aminoácidos esenciales que aporta. “Existen 9 aminoácidos esenciales que no pueden ser sintetizados por el cuerpo humano y nuestra única fuente de obtención es la dieta. Mientras un alimento contiene más aminoácidos esenciales es considerado una proteína de alta calidad”, añade.

 

Tomado de OldSkool Photography

 

 

Las proteínas son fundamentales en la alimentación porque se encargan de entregar al organismo los aminoácidos necesarios para el cumplimiento de funciones como: regeneración de tejidos, reparación de heridas, crecimiento y desarrollo muscular y corporal.

 

 

 

 

¿Sabes para que sirve cada aminoácido esencial?

  • Leucina se utiliza en la regeneración muscular y ósea. Asimismo controla la glucemia (cantidad de glucosa en sangre) y aumenta la cantidad de hormona de crecimiento.
  • Isoleucina relacionada con la reparación de los músculos, huesos y tejido dérmico. Además, participa en la formación de hemoglobina y en el control de la glucemia.
  • Metionina posee acción antioxidante, previniendo algunos factores de riesgo cardiovascular.
  • Lisina ayuda a formar colágeno y también participa en el metabolismo del calcio y en la formación de anticuerpos para fortalecer el sistema inmunitario.
  • Valina repara y mantiene la masa muscular. También se utiliza en la metabolización hepática de algunos nutrientes.
  • Fenilalanina participa en la formación de neurotransmisores que estimulan la sinapsis nerviosa, por lo que se relaciona a la mejora del estado de ánimo, la concentración y el aprendizaje.
  • Triptófano actúa a nivel nervioso como relajante corporal y facilita la conciliación del sueño. Además, controla la sensación de apetito por lo que produce un efecto saciante.
  • Treonina metaboliza las grasas y también colabora en la creación de colágeno.

Un consumo deficiente de este tipo de aminoácidos implicaría problemas de salud en el mediano y largo plazo, que se traducen en desnutrición y pérdida de masa muscular.

Muchos alimentos tienen proteína, tanto de origen animal como vegetal. Las más completas son el huevo, la carne, el pescado, la leche y los derivados lácteos. En los vegetales, la mejor proteína es la quinua, seguido del amaranto.

Las proteínas como las leguminosas (frijoles, lentejas, habas) y los cereales (arroz, trigo) se consideran por sí solos de mala calidad porque son deficientes en ciertos aminoácidos y excesivos en otros, por eso es importante complementarlas entre sí para elevar su calidad nutricional.

¿Cómo combinas tu proteína en la dieta diaria?

El ser humano no está hecho para ser estático

* Traducido y adaptado de LeTemps.ch del 3 de abril 2018

 

El sedentarismo puede tener consecuencias graves sobre el organismo. Varias iniciativas promueven la actividad física en la empresa. Esta es una preocupación que se remonta al siglo XIX.

Jean- Baptiste André Godin, reconocido industrial francés, líder de una empresa de sartenes en hierro fundido, había entendido la importancia de mantener a sus obreros en buena salud en el siglo XIX. El patrono paternalista había hecho construir, desde 1859, diferentes edificios que abrigaban restaurantes, almacenes cooperativos, pero también, en 1870, una piscina para que los empleados y sus hijos aprendan a nadar. El conjunto compone el famoso Familistère de Guise, enteramente dedicado los trabajadores.  Según Julien Pierre, profesor en la Universidad de Estrasburgo, Godin buscaba luchar contra las epidemias de cólera y los efectos del alcohol que debilitaban a algunos de sus empleados; pero también había entendido que la actividad física permitía mantener la productividad.

Hoy la amenaza no es la epidemia de cólera u otra afín; es una totalmente diferente la que pesa sobre los empleados que trabajan en el sector terciario. En el auto, el bus, delante de la computadora, en la cafetería o en el restaurante… ¡Cada día pasamos más de 9 horas en posición sentada, más que durmiendo!  En conclusión, nos hemos vuelto activos sedentarios lo que, en el plano sanitario, no queda sin consecuencias.

Desde hace varios años, estudios científicos han determinado los efectos nocivos de una prolongada posición sentada: disturbios músculo-esqueléticos de pies a cabeza, sensación crónica de cansancio, problemas arteriales, aumento del riesgo de osteoporosis a causa de una disminución de la densidad ósea, aumento de la obesidad y de las enfermedades cardiovasculares y mentales, probabilidad de desarrollar un cáncer de colon en los hombres y del útero en las mujeres… ¡La lista de enfermedades da miedo! ¡En el año 2008, el sedentarismo habría sido la causa de 5,3 millones de muertos en el mundo en comparación de los 5,1 millones matados por el tabaco!

Disminuye el ausentismo

Muchos empleados comen en su lugar de trabajo, no se mueven más para comunicarse con sus colegas, prefiriendo enviar correos electrónicos y utilizando sistemáticamente el ascensor. El ser humano no está hecho para ser tan estático. Según la Organización Mundial de la Salud, una adecuada promoción de la salud en el lugar de trabajo llevaría a una baja del ausentismo, una disminución de la rotación de personal, una mejor cohesión entre colaboradores y un mejoramiento del bienestar y del ambiente de trabajo.

Lea en la esta noticia la importancia de caminar durante el día laboral. 

Recuerde que el impacto del movimiento en nuestros cuerpos nos ayudara a mantenernos más sanos, sentirnos más activos y con mucha energía para seguir nuestro día. Se puede empezar poco a poco, pero lo útil es tener la motivación para hacerlo y recordar siempre que es nuestro cuerpo y debemos cuidarlo todos los días.

Banco de alimentos, una alternativa para erradicar el hambre

Un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se desperdician, aunque más de 800 millones de personas sufran de hambre. Ecuador no es la excepción a esta realidad.

En ese contexto, con la visión de erradicar el hambre entre las personas de extrema pobreza, se han creado los Bancos de Alimentos que brindan una alternativa de “no desperdicio” a quienes producen y distribuyen alimentos. 

Beneficiarios del Banco de Alimentos

El Banco de Alimentos de Quito es uno de lo que cuatro que hay en el país y nació como una iniciativa de la Escuela Politécnica Nacional (EPN). Con 14 años de operación, esta institución ha recuperado más de 1.500 toneladas de alimentos. Actualmente, los distribuye entre grupos vulnerables que pertenecen a 63 instituciones y 485 familias de recursos muy limitados, atendiendo a un total de 6.619 beneficiarios.  

En promedio, este banco recibe mensualmente un 82% de alimento perecible (verduras, hortalizas, legumbres y frutas) y alrededor del 18% de  alimento no perecible en corto plazo (fideos, harinas, enlatados y conservas, granos secos, entre otros). De estos, la mayor necesidad para mejorar el nivel nutricional de los beneficiarios radica en los no perecibles, a más de otros alimentos con alto contenido de proteína.

Erradicar el hambre no es una tarea fácil. Para lograrlo, es necesaria “la solidaridad comprometida de productores, distribuidores de alimentos y consumidores, interesados en las necesidades de los que menos tienen y conscientes de que a través de sus donaciones se puede solucionar, al menos en parte, el problema de hambre en nuestra ciudad”, señala Alicia del Carmen Guevara, Directora del Banco de Alimentos de Quito.

En los Bancos de Alimentos nada se desperdicia. Gracias al trabajo voluntario de profesores y estudiantes de la EPN, los productos donados que no pueden ser aprovechados directamente, pasan a distintos procesos para no ser desperdiciados. Entre los alimentos procesados que se elaboran están:

Pulpas de frutas, mermeladas y concentrados, preparados a partir de frutas muy maduras o parcialmente afectadas.

Galletas fortificadas con proteínas de soya, para aprovechar proteína texturizada de soya recibida como donación.

Rosquillas elaboradas con fécula de yuca recibida como donación.

Harina de huevo, elaborada a partir de huevos que no cumplen condiciones de tamaño o que tienen golpes ligeros y que normalmente son desechados.

Producción de nuevos productos en base a alimentos donados

“El hambre en el Ecuador no se debe a la falta de alimentos sino a una distribución incorrecta de los mismos, siendo un compromiso de todos cambiar esta realidad”, añade Guevara.

Si quiere ser voluntario personal o empresarial de esta causa, contactarse a: 0999356584 / 0984805966 / info@bancodealimentosquito.com

Voluntarios del Banco de Alimentos

El Ecuador que nos alimenta

¿Ecuador tiene lo necesario para nutrir a su gente? Puede parecer una pregunta inocente, pero detrás hay una respuesta que engloba las políticas públicas y las acciones privadas. Podemos pensar que no, porque en el país comemos fritada, ceviche de camarón, empanadas de morocho… podríamos pensar que solo comemos grasas.

Pero comer grasas no está mal, porque “ninguna comida es mala, solo depende del uso que se le da”, explica Manuel E. Baldeón, PhD en Nutrición y profesor de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Técnica Equinoccial.

Manuel Baldeón, PhD en Nutrición y profesor de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Técnica Equinoccial.

La realidad es que en Ecuador disponemos de los alimentos necesarios para gozar de una nutrición de calidad, solo es necesario conocer un poco más los productos que tenemos a mano. Entonces, ¿hay que comer fritada, ceviche de camarón y empanadas de morocho? La respuesta es sí, porque aportan los seis componentes esenciales: grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y agua, aunque, claro está, no hay que abusar de su consumo.

Sin embargo, al día de hoy se prefieren otro tipo de preparaciones y de alimentos, muchos de ellos provienen de supermercados y restaurantes.

Según la Encuesta Nacional de Salud, elaborada por el Ministerio de Salud del Ecuador, “la mayoría de países del mundo, en especial los países de ingresos medios y bajos, están atravesando por una etapa de transición nutricional” y por eso se han modificado las preferencias alimentarias de la población hacia un cambio en la composición de la dieta. Esto se debe al “desarrollo económico, las innovaciones tecnológicas y las modernas técnicas de mercadeo”. Se ha pasado del consumo de dietas con alto contenido de carbohidratos complejos y fibra, al consumo de “dietas ricas en grasas, grasas saturadas y azúcares simples”. Es decir, ahora preferimos las hamburguesas, las papas fritas y las golosinas.

¿Pero se debe prohibir su consumo? No, porque también aportan componentes nutritivos para el cuerpo. Además, recientemente se ha demostrado que no existe asociación entre el consumo de grasas saturadas y bajo consumo de sodio con el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Durante largo tiempo algunos alimentos han sido incomprendidos o mal utilizados, por ejemplo, el azúcar de por sí no es perniciosa porque aporta energía. La sal, por su parte, tiene fama de causar trastornos en la presión arterial, pero es un elemento esencial sin el cual un ser humano no puede vivir.

Pero esa información no ha llegado a la base popular, por lo que es muy importante que se establezcan políticas públicas basadas en conocimientos actuales y así proveer información correcta a la población. Baldeón aclara que se debería revisar el rotulado de semáforo, que está vigente en Ecuador, porque no está acorde con la evidencia científica nutricional.

Otro ejemplo de alimentos incomprendidos o mal usados son las gaseosas, que se han visto castigadas en la actualidad por una mala fama e incluso un impuesto especial, aunque son una fuente de agua limpia y de energía -por su contenido de azúcares y glucosa- para una persona que no tiene acceso al agua potable.  Sin embargo, abusar de las gaseosas, o de cualquier otro alimento, es perjudicial.

La clave, afirma Baldeón, es balancear bien los alimentos que provienen de distintas zonas del país, ya que son excelentes en términos nutricionales. Sin problemas se puede acceder a los granos y la papa de la sierra, los mariscos y la carne de la costa, y la yuca y las frutas de la Amazonía. “Podríamos tener una de las mejores dietas del mundo”, afirma el experto.

El truco está en saber mezclar y la mayoría de los ecuatorianos deberían aprender a hacerlo.

En la dieta nacional se ve normal que en una sola comida se sirva arroz, fideo y pan. Es decir, todo blanco.

Pero se trata de diversificar y lo ideal es hacerlo con una comida de colores. Por ejemplo, si se combinan arroz con menestra de fréjol, más ensalada de lechuga y tomate, obtenemos un almuerzo de colores blanco, café, verde y rojo. Y eso se puede hacer con todos los alimentos que consumimos, como el plátano, la yuca, las arvejas, la papa, los mellocos, etc.

No tener una adecuada formación nutricional es tan perjudicial como no realizar ejercicio, ya que no se queman las calorías que se han ingerido.

Si a eso se le suma que una persona hace mucho menos ejercicio de lo que hacía cuando era joven y casi nada en comparación con otras épocas, entonces se puede entender el porqué existen problemas de sobrepeso.

“La dieta depende del nivel de actividad de la persona y del lugar donde vive”, explica el profesor. Un deportista de élite bien entrenado, necesita consumir 6000 calorías diarias para que su cuerpo tenga toda la energía que necesita, eso equivale a más de 12 hamburguesas.

Lo que sería una dosis letal para un oficinista, que muchas veces no quema ni siquiera las 2000 calorías diarias que se recomienda en todas las dietas.

Evidentemente, la dieta de la ciudad y la de los sectores rurales es completamente distinta. Según la ENSANUT, “el suministro de alimentos en áreas rurales generalmente proviene de la producción local de alimentos, en áreas urbanas la adquisición de alimentos se produce a través de la compra. Esto ofrece nuevas opciones para el consumidor, incrementándose el consumo de alimentos procesados”.

Por ende, observar con detenimiento el número de calorías ingeridas (teniendo en cuenta que son distintos los alimentos del área rural que los del área urbana porque su aporte nutricional es diferente), ayuda a una mejor nutrición de los ciudadanos.

Baldeón dice que hay que educar a la gente para que coma mejor, y para lograrlo se necesita de una guía de nutrición donde se expliquen cuáles son los alimentos que debemos consumir con mayor frecuencia. En Guatemala esta guía se muestra como una olla, en Estados Unidos es un plato y en Ecuador no existe y ni siquiera está en proceso.

En la guía de nutrición se refleja la tradición gastronómica de cada pueblo, aparecen los alimentos autóctonos de cada región y por eso se puede saber que un plato bien armado en términos de calorías en España, es lo mismo en Italia, Japón y Ecuador, aunque difieran los insumos y las preparaciones.

Las alergias no deben ser auto diagnosticadas

Imagen tomada de www.wwrebels.org

Imagen tomada de www.wwrebels.org

El estudio elaborado por la ONG Sense about Science realizó un reporte extenso sobre las alergias en la que se cuestionaron: ¿Se han convertido las alergias en un sinnúmero de auto diagnósticos para poder enmascarar otros problemas o inquietudes acerca de la vida moderna?

Read More

Eliminación de grasas TRANS de la industria alimenticia en Estados Unidos

La FDA (U.S Food and Drug Administration) determinó este pasado 16 de junio que el sector alimenticio de Estados Unidos tendrá tres años para eliminar las grasas Trans de los alimentos procesados.

Read More

La importancia de mantenerse hidratado

Imagen tomada de medicinajoven.com

Imagen tomada de medicinajoven.com

La deshidratación corporal puede ser fácil, se considera una deshidratación leve con tan solo perder 1,5% de agua. Pero esto puede llegar a ser mucho más peligroso en la salud que solo representar sed. Por eso es importante siempre mantener al cuerpo hidratado.

Read More

Opinión científica de EFSA sobre la seguridad de la cafeína

La cafeína es un componente químico que ocurre naturalmente en las plantas como por ejemplos granos de café, granos de cocoa, hojas de té, bayas de guaraná y la nuez de cola.

Read More