NOTICIAS

Las alergias no deben ser auto diagnosticadas

Imagen tomada de www.wwrebels.org

Imagen tomada de www.wwrebels.org

El estudio elaborado por la ONG Sense about Science realizó un reporte extenso sobre las alergias en la que se cuestionaron: ¿Se han convertido las alergias en un sinnúmero de auto diagnósticos para poder enmascarar otros problemas o inquietudes acerca de la vida moderna?

Las alergias son reacciones del sistema inmunológico, existen distintos tipos de alergias y diferentes condiciones, así como diferentes tratamientos. Muchas veces una alergia puede tener síntomas similares a otras condiciones, como por ejemplo la intolerancia a cierto tipo de alimento.

Durante los últimos años, los casos de reacciones alérgicas han incrementado notablemente.  Las alergias muchas veces son difíciles de diagnosticar y según profesionales, muchas más personas piensan que tienen una alergia cuando realmente no la tienen.

¿ALERGIA O INTOLERANCIA A LOS ALIMENTOS?

La intolerancia a cierto tipo de alimento ocurre después de algunas horas después de ser ingerido, en la que sufren de ciertos malestares como diarrea, malestar estomacal y fatiga. Pero no es una reacción del sistema inmunológico, sin embargo muchos pueden confundirla o auto diagnosticarse como tal. Por otro lado, las reacciones alérgicas a los alimentos  tienen una reacción rápida y puede ser mortal. Es muy importante el diagnostico por parte de un médico para determinar si se trata de una alergia o una intolerancia.

MITOS SOBRE LAS ALERGIAS

En este mismo reporte, se descartan varios mitos comunes sobre las alergias.

  1. “Los aditivos y preservantes en alimentos causan alergias”

Los aditivos (que también se los consideran como números SIN – Sistema Internacional de Numeración- según el CODEX 192), son naturales o sintéticos; solo los que contengan algún tipo de proteína podrían causar reacción alérgica. Sin embargo el numero de ejemplo de aditivos que contengan proteínas puede ser muy bajo, según el reporte.

Un caso interesante sobre los aditivos es el del sulfito. Este está presente en los vinos, entre otros alimentos, muchos responden ante el consumo del vino con estornudos y congestión. Sin embargo, según la FDA, la alergia a los sulfitos es muy rara en la población.

  1. “Exposición a sustancias químicas podrían aumentar el riesgo a padecer algún tipo de alergia”

Las tendencias hoy en día es reemplazar todo lo que es artificial por lo natural. Sin embargo a lo largo de los años se ha visto que muchas de las sustancias naturales podrían causar mayores reacciones alérgicas.

  1. “Sobrecarga de toxinas”

Muchos creen que el cuerpo llega a una sobrecarga de toxinas expuestas por metales, comidas procesadas, aditivos químicos e incluso azúcares. Piensan que estas sustancias causan un estado de inflamación en el cuerpo y por ende desarrollando alergias. Sin embargo, esto no es verdad. Existen otros factores que podrían cambiar los riesgos a tener alergias como por ejemplo un cambio del medio ambiente (mudanza de una granja a la ciudad). No se ha visto una conexión entre toxinas con alergias y la inflamación, y si existe una inflamación, se da por diferentes actores del sistema inmunológico que los que actúan sobre las reacciones alérgicas.

  1. “La comida rápida causa alergias”

Algunos creen que la comida rápida puede generar alergias y por lo tanto debe ser evitada. No se debe consumir comidas rápidas en exceso por su relación con el sobrepeso, sin embargo, no existe ningún estudio que lo relacione con el riesgo a padecer una alergia (a menos que el alimento contenga algún tipo de alérgeno).

  1. “Cada reacción será peor que la anterior”

La creencia de que cada reacción alérgica será cada vez más fuerte es falso. Existen muchos factores que determinan la fuerza de la reacción alérgica, estos pueden ser la cantidad consumida del alérgeno, como fue expuesto este alérgeno, el ejercicio, el estrés, la falta de sueño, el alcohol y las drogas. Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta cómo alguno de estos factores afecta más a la reacción.

  1. “Tratamientos naturales son mejores que los tratamientos farmacéuticos”

Hay que mencionar que no existe evidencia científica que compruebe que los tratamientos naturales sean efectivos. Un ejemplo de este es la jalea real (miel producida por la abeja reina), se cree que al contener el polen de las flores que polinizan las abejas, uno podría reducir las alergias producidas por el polen. Sin embargo, la gran mayoría de personas con reacciones alérgicas al polen no son por las flores recolectadas por las abejas sino por el polen producido por la hierba o por los árboles.  Hay que tener cuidado porque muchos de estos tratamientos naturales podrían contener alérgenos que potencien la reacción en vez de minimizarla.

  1. “Alimentos genéticamente modificados causan alergias”

Una de las preocupaciones de los consumidores es que las plantas genéticamente modificadas puedan causar más alergias, al tener una creación de nuevas proteínas en las plantas tiene sentido pensarlo así. Sin embargo, las proteínas que van a causar alergias van a tener reacción ya sea en una planta normal o en una genéticamente modificada. Pero esto no significa que por ser genéticamente modificada van a surgir más alergias.

Incluso, ahora se está trabajando en plantas genéticamente modificadas en las que han sido eliminadas las proteínas relacionadas con las alergias. Por ejemplo en Estados Unidos han producido maní sin dos proteínas asociadas a la reacción alérgica.

 

En general, se debe tener cuidado con las reacciones alérgicas y no ser confundidas con intolerancias. Es importante siempre consultar a un médico y no auto diagnosticarse para que pueda tomar precauciones guiadas.

También es muy importante leer este, y muchos otros temas relacionados, de fuentes confiables con respaldos científicos.

 

Fuente

Comparta este contenido

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *