Posts Taged ecuador

Banco de alimentos, una alternativa para erradicar el hambre

Un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se desperdician, aunque más de 800 millones de personas sufran de hambre. Ecuador no es la excepción a esta realidad.

En ese contexto, con la visión de erradicar el hambre entre las personas de extrema pobreza, se han creado los Bancos de Alimentos que brindan una alternativa de “no desperdicio” a quienes producen y distribuyen alimentos. 

Beneficiarios del Banco de Alimentos

El Banco de Alimentos de Quito es uno de lo que cuatro que hay en el país y nació como una iniciativa de la Escuela Politécnica Nacional (EPN). Con 14 años de operación, esta institución ha recuperado más de 1.500 toneladas de alimentos. Actualmente, los distribuye entre grupos vulnerables que pertenecen a 63 instituciones y 485 familias de recursos muy limitados, atendiendo a un total de 6.619 beneficiarios.  

En promedio, este banco recibe mensualmente un 82% de alimento perecible (verduras, hortalizas, legumbres y frutas) y alrededor del 18% de  alimento no perecible en corto plazo (fideos, harinas, enlatados y conservas, granos secos, entre otros). De estos, la mayor necesidad para mejorar el nivel nutricional de los beneficiarios radica en los no perecibles, a más de otros alimentos con alto contenido de proteína.

Erradicar el hambre no es una tarea fácil. Para lograrlo, es necesaria “la solidaridad comprometida de productores, distribuidores de alimentos y consumidores, interesados en las necesidades de los que menos tienen y conscientes de que a través de sus donaciones se puede solucionar, al menos en parte, el problema de hambre en nuestra ciudad”, señala Alicia del Carmen Guevara, Directora del Banco de Alimentos de Quito.

En los Bancos de Alimentos nada se desperdicia. Gracias al trabajo voluntario de profesores y estudiantes de la EPN, los productos donados que no pueden ser aprovechados directamente, pasan a distintos procesos para no ser desperdiciados. Entre los alimentos procesados que se elaboran están:

Pulpas de frutas, mermeladas y concentrados, preparados a partir de frutas muy maduras o parcialmente afectadas.

Galletas fortificadas con proteínas de soya, para aprovechar proteína texturizada de soya recibida como donación.

Rosquillas elaboradas con fécula de yuca recibida como donación.

Harina de huevo, elaborada a partir de huevos que no cumplen condiciones de tamaño o que tienen golpes ligeros y que normalmente son desechados.

Producción de nuevos productos en base a alimentos donados

“El hambre en el Ecuador no se debe a la falta de alimentos sino a una distribución incorrecta de los mismos, siendo un compromiso de todos cambiar esta realidad”, añade Guevara.

Si quiere ser voluntario personal o empresarial de esta causa, contactarse a: 0999356584 / 0984805966 / info@bancodealimentosquito.com

Voluntarios del Banco de Alimentos

El Ecuador que nos alimenta

¿Ecuador tiene lo necesario para nutrir a su gente? Puede parecer una pregunta inocente, pero detrás hay una respuesta que engloba las políticas públicas y las acciones privadas. Podemos pensar que no, porque en el país comemos fritada, ceviche de camarón, empanadas de morocho… podríamos pensar que solo comemos grasas.

Pero comer grasas no está mal, porque “ninguna comida es mala, solo depende del uso que se le da”, explica Manuel E. Baldeón, PhD en Nutrición y profesor de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Técnica Equinoccial.

Manuel Baldeón, PhD en Nutrición y profesor de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Técnica Equinoccial.

La realidad es que en Ecuador disponemos de los alimentos necesarios para gozar de una nutrición de calidad, solo es necesario conocer un poco más los productos que tenemos a mano. Entonces, ¿hay que comer fritada, ceviche de camarón y empanadas de morocho? La respuesta es sí, porque aportan los seis componentes esenciales: grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y agua, aunque, claro está, no hay que abusar de su consumo.

Sin embargo, al día de hoy se prefieren otro tipo de preparaciones y de alimentos, muchos de ellos provienen de supermercados y restaurantes.

Según la Encuesta Nacional de Salud, elaborada por el Ministerio de Salud del Ecuador, “la mayoría de países del mundo, en especial los países de ingresos medios y bajos, están atravesando por una etapa de transición nutricional” y por eso se han modificado las preferencias alimentarias de la población hacia un cambio en la composición de la dieta. Esto se debe al “desarrollo económico, las innovaciones tecnológicas y las modernas técnicas de mercadeo”. Se ha pasado del consumo de dietas con alto contenido de carbohidratos complejos y fibra, al consumo de “dietas ricas en grasas, grasas saturadas y azúcares simples”. Es decir, ahora preferimos las hamburguesas, las papas fritas y las golosinas.

¿Pero se debe prohibir su consumo? No, porque también aportan componentes nutritivos para el cuerpo. Además, recientemente se ha demostrado que no existe asociación entre el consumo de grasas saturadas y bajo consumo de sodio con el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Durante largo tiempo algunos alimentos han sido incomprendidos o mal utilizados, por ejemplo, el azúcar de por sí no es perniciosa porque aporta energía. La sal, por su parte, tiene fama de causar trastornos en la presión arterial, pero es un elemento esencial sin el cual un ser humano no puede vivir.

Pero esa información no ha llegado a la base popular, por lo que es muy importante que se establezcan políticas públicas basadas en conocimientos actuales y así proveer información correcta a la población. Baldeón aclara que se debería revisar el rotulado de semáforo, que está vigente en Ecuador, porque no está acorde con la evidencia científica nutricional.

Otro ejemplo de alimentos incomprendidos o mal usados son las gaseosas, que se han visto castigadas en la actualidad por una mala fama e incluso un impuesto especial, aunque son una fuente de agua limpia y de energía -por su contenido de azúcares y glucosa- para una persona que no tiene acceso al agua potable.  Sin embargo, abusar de las gaseosas, o de cualquier otro alimento, es perjudicial.

La clave, afirma Baldeón, es balancear bien los alimentos que provienen de distintas zonas del país, ya que son excelentes en términos nutricionales. Sin problemas se puede acceder a los granos y la papa de la sierra, los mariscos y la carne de la costa, y la yuca y las frutas de la Amazonía. “Podríamos tener una de las mejores dietas del mundo”, afirma el experto.

El truco está en saber mezclar y la mayoría de los ecuatorianos deberían aprender a hacerlo.

En la dieta nacional se ve normal que en una sola comida se sirva arroz, fideo y pan. Es decir, todo blanco.

Pero se trata de diversificar y lo ideal es hacerlo con una comida de colores. Por ejemplo, si se combinan arroz con menestra de fréjol, más ensalada de lechuga y tomate, obtenemos un almuerzo de colores blanco, café, verde y rojo. Y eso se puede hacer con todos los alimentos que consumimos, como el plátano, la yuca, las arvejas, la papa, los mellocos, etc.

No tener una adecuada formación nutricional es tan perjudicial como no realizar ejercicio, ya que no se queman las calorías que se han ingerido.

Si a eso se le suma que una persona hace mucho menos ejercicio de lo que hacía cuando era joven y casi nada en comparación con otras épocas, entonces se puede entender el porqué existen problemas de sobrepeso.

“La dieta depende del nivel de actividad de la persona y del lugar donde vive”, explica el profesor. Un deportista de élite bien entrenado, necesita consumir 6000 calorías diarias para que su cuerpo tenga toda la energía que necesita, eso equivale a más de 12 hamburguesas.

Lo que sería una dosis letal para un oficinista, que muchas veces no quema ni siquiera las 2000 calorías diarias que se recomienda en todas las dietas.

Evidentemente, la dieta de la ciudad y la de los sectores rurales es completamente distinta. Según la ENSANUT, “el suministro de alimentos en áreas rurales generalmente proviene de la producción local de alimentos, en áreas urbanas la adquisición de alimentos se produce a través de la compra. Esto ofrece nuevas opciones para el consumidor, incrementándose el consumo de alimentos procesados”.

Por ende, observar con detenimiento el número de calorías ingeridas (teniendo en cuenta que son distintos los alimentos del área rural que los del área urbana porque su aporte nutricional es diferente), ayuda a una mejor nutrición de los ciudadanos.

Baldeón dice que hay que educar a la gente para que coma mejor, y para lograrlo se necesita de una guía de nutrición donde se expliquen cuáles son los alimentos que debemos consumir con mayor frecuencia. En Guatemala esta guía se muestra como una olla, en Estados Unidos es un plato y en Ecuador no existe y ni siquiera está en proceso.

En la guía de nutrición se refleja la tradición gastronómica de cada pueblo, aparecen los alimentos autóctonos de cada región y por eso se puede saber que un plato bien armado en términos de calorías en España, es lo mismo en Italia, Japón y Ecuador, aunque difieran los insumos y las preparaciones.

Las tendencias regulatorias en América Latina

Con una creciente presión por parte de la Organización Mundial de Salud (OMS) y la Organización Panamericana de Salud (OPS), los Ministerios de Salud de distintos países de Latinoamérica han incrementado las regulaciones sobre una industria de alimentos y bebidas que ya trabaja bajo una inestabilidad normativa.

A pesar de que se aleja de la realidad, el objetivo de la OMS y OPS es que se reduzca el consumo de alimentos y bebidas procesadas. El propósito de estas organizaciones es promover los hábitos alimenticios saludables; sin embargo, lo hacen satanizando a productos que han sido elaborados bajo las mejores condiciones de calidad.

América Latina al momento está en un constante cambio de etiquetado y en la manera en que los productos procesados presentan su información. Chile, Perú y Uruguay han optado por utilizar el polígono informativo de colores negro o rojo, enfocándose en utilizar las palabras “ALTO EN” o “EXCESO EN” para los ingredientes críticos: azúcares, sales, grasas y grasas trans. No obstante, el Comité del Códex sobre Etiquetado de los Alimentos, que se llevó a cabo el 16 de octubre del 2017 en Paraguay, argumentó que sistemas de discos, como el utilizado en estos países, son discriminatorios y por lo tanto no serían considerados como una modalidad de rotulado por parte del Códex. Ecuador, al utilizar el sistema gráfico tipo semáforo (aunque no sea discriminatorio), genera una alerta en el consumidor sin necesariamente informarle sobre lo que consume en su porción sino en un excesiva porción de 100 gramos.

La industria de alimentos y bebidas, al estar consciente de que el consumidor necesita información clara y transparente, recomienda utilizar la modalidad que informa al consumidor sobre la porción a consumir y utilizar un modelo inclusivo para que quienes compran un producto lo puedan comparar. Adicional a esto, es indispensable que se realicen campañas de educación nutricional en los consumidores, ya que se ha visto que el consumo excesivo de carbohidratos, proteínas y grasas no provienen de los alimentos procesados sino de aquellos preparados en casa o en establecimientos de alimentación colectiva. Ningún ingrediente por sí solo es dañino para la salud, el daño viene del consumo excesivo, una dieta desbalanceada y una vida sedentaria.

 

Mira la presentación de las tendencias aquí

RADICALISMO DEL CÓDIGO DE LA SALUD CONSTITUYE UNA AMENAZA AL SECTOR DE ALIMENTOS Y BEBIDAS

El proceso de elaboración del Código de la Salud y de los reglamentos relacionados con este cuerpo legal reflejan una posición adversa a la industria de alimentos y bebidas, sin considerar que este sector productivo entrega productos saludables a los consumidores,  contribuye al desarrollo económico y es una de las mayores fuentes de empleo del país.

Semejante actitud afecta a toda la cadena agroalimentaria y ha causado profundo malestar en ese sector productivo, representado de manera principal por  la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas (ANFAB).

El Código de la Salud, tal como está planteado, afecta a la industria en los siguientes campos esenciales para su funcionamiento:

 

●     Impone obstáculos al acceso a productos que deberían ser de libre expendio tanto alimenticios como destinados al cuidado de la salud.

●     Genera superposición de normas y crea confusión en la actividad industrial en aspectos sobre los cuales ya existen regulaciones para los productores y protección para los consumidores.

●     Muestra prevención y prejuicios contra industria procesadora de alimentos y bebidas, tanto que llega a denigrar esta actividad como si fuera perniciosa, perjudicando a un enorme sector productivo y social que abarca desde las tareas de campo hasta la producción y exportación de alimentos, que son indispensables para la seguridad alimentaria y la obtención de divisas.

●     Utiliza categorías arbitrarias que antes de emplearse deberán estar validadas y aceptadas a nivel internacional, como son las denominaciones de alimentos ultraprocesados, saludables, nocivos, cuya determinación final quedará al arbitrio subjetivo de la autoridad de turno.

●     Incluye términos inconvenientes al etiquetado de alimentos y bebidas.

●     Disuade la inversión y creación de empleo porque el proyecto además está plagado de sanciones desproporcionadas en contra de las empresas productoras o comercializadoras de alimentos, bebidas y farmacéuticas.

 

 

Los cambios constantes de normas inconsultas para el sector agroalimentario significa un impacto adverso contra el 42% del PIB manufacturero del país, que ha creado 250.000 puestos de trabajo directo y en actividades conexas, desde el campo hasta las exportaciones, que dejan un saldo positivo de 1.200 millones de dólares en la balanza comercial.

 

ANFAB hace un llamado a las autoridades para que tomen en cuenta las argumentaciones de los productores nacionales de alimentos y bebidas, a fin de llegar a diversos acuerdos y normas que garanticen los derechos de los consumidores en un entorno productivo estable, en el que sea posible la subsistencia y crecimiento de la industria.

Opinión: un Ecuador agroalimentario

Desde que el Ecuador inició la explotación petrolera, se dejó de lado el modelo agropecuario nacional, a pesar de ser sustancial para la población y de gran importancia para el aprovechamiento de las condiciones propias del país.

Read More

El sector agropecuario y la industria agroalimentaria Proponen cambiar el eje de desarrollo nacional

Quienes conformamos la industria agroalimentaria nos hemos unido para proponer a los gobernantes y legisladores que estamos por elegir, y al margen de cualquier orientación ideológica, que definan y apliquen una política estable y de largo plazo, que convierta a la industria agroalimentaria en el eje del desarrollo nacional.

Christian Wahli, Presidente Ejecutivo ANFAB (izq.) y Rodrigo Gómez de la Torre, Presidente Ejecutivo CAIZ (der.)

Este planteamiento lo formulamos porque la riqueza natural del Ecuador y su mega biodiversidad, le permiten producir alimentos y tener productos únicos, de tal manera que esta industria está llamada a ser el eje de desarrollo, cuando la economía petrolera está en contracción.

En los próximos 30 años, la población mundial bordeará los 10.000 millones de habitantes y el Ecuador los 21 millones. Estas cifras plantean necesidades de producción de alimentos casi imposibles de satisfacer por el planeta, pero representan para Ecuador la oportunidad de desarrollar con eficiencia, productividad y tecnología, sus recursos agropecuarios e industriales hasta convertirse en un próspero Ecuador agroalimentario.

Creemos que ha llegado la hora que la ciudadanía y los gobernantes cambien el eje de desarrollo del Ecuador de la actual sociedad petrolera a la sociedad agroalimentaria.

Este desafío requiere una política nacional de largo plazo que deberá comenzar con cambios como los que planteamos a continuación:

  • Desarrollo de cadenas productivas agroalimentarias, sostenibles y sustentables, con enfoque de mercado.
  • Mecanismos para identificar y potenciar las condiciones competitivas del Ecuador ante las exigencias presentes y futuras de los mercados.
  • Impulso a la investigación y tecnificación de la cadena de valor agroalimentaria en pro de innovar y mejorar la producción, la productividad y la competitividad.
  • Sostenimiento de la seguridad alimentaria nacional no solo en términos de cantidad sino de calidad de producción y generación de divisas.
  • Normativa clara, estable y sencilla que haga posible el desarrollo agro productivo.
  • Normativa laboral acorde al sector agroalimentario, respetando los derechos de los trabajadores y empleadores.
  • Simplificación tributaria y reducción de tributación.

Quienes conformamos la cadena de valor agroalimentaria en el campo y en la industria comprometemos nuestro esfuerzo con este objetivo nacional, para que unidos gobierno, legisladores, empresarios, trabajadores urbanos y campesinos, construyamos un país que desarrolle su potencial en beneficio de su gente.

Andes Kinkuna, biotecnología ecuatoriana con proyección mundial

Con tan solo un año de vida, Andes Kinkuna ha logrado que sus productos funcionales y nutracéuticos sean reconocidos en el mercado internacional debido a la alta calidad de la materia prima nacional que utiliza.

Read More

Pablo Coronel recibe el Reconocimiento 2015 al Logro Científico Industrial otorgado por IFT

El ecuatoriano Pablo Coronel recibe reconocimiento internacional

El ecuatoriano Pablo Coronel recibe reconocimiento internacional. Foto cortesía: Pablo Coronel

El desarrollo de tecnología de calentamiento en flujo continuo utilizando microondas para procesos de pasteurización y esterilización de alimentos, le permitió al quiteño Pablo Coronel, de 45 años, obtener el reconocimiento del Instituto de Tecnología de Alimentos (IFT – por sus siglas en inglés -) en la categoría Industrial Scientist Achievement.

Read More

Sucesores de Jacobo Paredes Medina, más de 40 años innovando en el mercado

Desde 1968, Sucesores de Jacobo Paredes M. S.A., empresa propietaria de las marcas Toscana, Paca y Riso di Pasta, se dedica a la producción de pastas alimenticias. Gracias a un proyecto sólido de crecimiento, la compañía actualmente produce un promedio de 1500 TM de pasta por mes que entrega al mercado nacional en 38 formatos diferentes.

maquina2-1
Imágenes de la fábrica de Sucesores Jacobo Paredes Medina. Foto: Cortesía Sucesores Jacobo Paredes Medina

Read More

Retos para la industria cacaotera en el Ecuador

El cacao es uno de los productos no petroleros de mayor exportación, exportando 109,000 TM en el primer semestre del año 2015, 25% más que el año 2014. Sin embargo, los productores expresaron sus preocupaciones por los efectos del cambio climático sobre las cosas ecuatorianas.

Read More