Posts Taged salud

“Los alimentos procesados han salvado más vidas que la medicina”

Para Roger Clemens, Profesor de USC School of Pharmacy en Estados Unidos, la falta de conocimiento sobre los alimentos procesados ha generalizado su satanización; sin embargo, los avances en la industria agroalimentaria tienen un impacto positivo, muchas veces oculto, en la sociedad.

El docente explica qué son los alimentos procesados y por qué no hay que temer su consumo.

 

1.    Definición básica

En la reglamentación de Estados Unidos se cataloga como alimento procesado o transformado a todo aquel que no sea un producto agrícola bruto. Es decir que todos los alimentos que hayan experimentado un proceso de lavado, corte, molienda, pasteurización, congelación, deshidratación u otro que altera su estado natural, pertenecen a esta categoría.

Según el INEN, en Ecuador, es toda materia alimenticia, natural o artificial, que para el consumo humano ha sido sometida a operaciones tecnológicas necesarias para su transformación, modificación y conservación.

El procesamiento también puede incluir la adición de otros ingredientes como saborizantes, nutrientes u otras sustancias aprobadas (por ejemplo sal, azúcares y grasas) que reducen, aumentan o dejan sin afectar las características nutricionales de un producto crudo. Esta definición puede aplicarse también a las técnicas de cocción y conservación caseras.

 

2.    ¿Existe alguna razón para temer a los alimentos procesados?

No. Casi todos los alimentos han sido expuestos a algún tipo de procesamiento para garantizar su seguridad. Son demonizados porque la gente no entiende el proceso industrial o sus compuestos. Muchas veces, los ingredientes alimentarios son términos largos que la mayoría no puede pronunciar o no reconoce. En las etiquetas, todo tiene un nombre químico, por ejemplo los consumidores conocen el término “sal” pero quizás muchos se confundan si es que leen “cloruro de sodio” o ven su fórmula química NaCl. Otro ejemplo es  el vinagre cuyo nombre químico es ácido acético.

He ahí que surge el temor a lo desconocido, pero los alimentos procesados son esenciales para asegurar la disponibilidad de alimentos en calidad, variedad y cantidad suficiente para satisfacer la demanda de la población. El procesamiento de los alimentos no los hace dañinos sino seguros.

 

3.    ¿Contribuyen o afectan a la salud de los consumidores?

Actualmente, los alimentos procesados tienen un impacto significativo en la entrega de nutrientes a las personas. La adición de ingredientes de fortificación han reducido notablemente la prevalencia de enfermedades. Por ejemplo, el ácido fólico fomenta la formación del tubo neural en los niños recién nacidos para un desarrollo neurológico óptimo; el hierro combate la anemia; la vitamina A reduce la ceguera nocturna; la vitamina D mejora la absorción del calcio en los huesos; el calcio evita la osteoporosis y el yodo evita el bocio.

El equilibrio en la dieta diaria es el éxito de un cuerpo sano.

4.    ¿Cómo se puede cambiar la visión del consumidor sobre los alimentos procesados?

Como en la mayoría de temas de salud, la educación es la clave. Tanto el sector público como privado deben dar a conocer a la ciudadanía el espectro existente en el procesamiento de alimentos, así como los actores que están involucrados desde el campo hasta el consumidor. Llevar este mensaje a las prácticas comunes de preparación de alimentos dentro de la cultura ecuatoriana es esencial para que el consumidor típico entienda. Además, la universidad local y sus programas en ciencias alimentarias y nutrición podrían ser los contribuyentes más relevantes para cambiar la visión del consumidor ecuatoriano.

 

5.    Considerada su experiencia, ¿qué respuesta deben dar las industrias de alimentos?

La comunidad de ciencias de la alimentación debe proporcionar mensajes pertinentes sobre la importancia de la elaboración de alimentos. Tal vez el mensaje más significativo es que los alimentos procesados, debido a su seguridad, valor nutritivo, accesibilidad y asequibilidad, han salvado más vidas que la medicina.

 

Probióticos, necesarios para una microbiota saludable

La microbiota, conocida también como flora intestinal, está constituida por todos los microbios y bacterias que viven en el intestino y que garantizan un funcionamiento digestivo adecuado. Un tercio de la microbiota intestinal es similar en la mayoría de la gente, pero dos tercios son exclusivos para cada individuo; es decir, el intestino representa una identidad personal.

La microbiota es importante porque está directamente relacionada, entre otras, a las siguientes funciones:

 

·         Obtiene energía de los nutrientes.

·         Colabora en la producción de algunas vitaminas.

·         Interactúa con el sistema inmunológico.

·         Mantiene el pH de piel y colon.

·         Combate las agresiones de otros microorganismos.

 

La alteración de esta población bacteriana puede devenir en enfermedades y patologías relacionadas a inflamaciones crónicas, cáncer, eczemas, obesidad, asma y más.

Su variación está estrechamente relacionada al menos a 3 factores: dieta, uso de fármacos y actividad física. Tanto la comida como los antibióticos que ingerimos y el ejercicio que realizamos pueden alterar la microbiota intestinal.

Parte de los microorganismos vivos que componen la microbiota son los probióticos, de la variedad Lactobacillus y Bifidobacterium. Son llamados bacterias “buenas” porque mantienen el sistema digestivo saludable. A más del organismo, los probióticos están disponibles en varios alimentos y suplementos alimenticios como: yogur, bebidas de soja, suero de leche, quesos blandos, chucrut, pepinillos y kimchi.

Son necesarios para equilibrar la microflora, suprimir el crecimiento de bacterias dañinas y apoyar a una digestión saludable, absorbiendo eficazmente los nutrientes. Y tú, ¿incorporas probióticos en tu dieta?

 

Si quiere ver más sobre probióticos ingrese a nuestra siguiente noticia:

¿Qué son los probióticos y los prébioticos?

El ser humano no está hecho para ser estático

* Traducido y adaptado de LeTemps.ch del 3 de abril 2018

 

El sedentarismo puede tener consecuencias graves sobre el organismo. Varias iniciativas promueven la actividad física en la empresa. Esta es una preocupación que se remonta al siglo XIX.

Jean- Baptiste André Godin, reconocido industrial francés, líder de una empresa de sartenes en hierro fundido, había entendido la importancia de mantener a sus obreros en buena salud en el siglo XIX. El patrono paternalista había hecho construir, desde 1859, diferentes edificios que abrigaban restaurantes, almacenes cooperativos, pero también, en 1870, una piscina para que los empleados y sus hijos aprendan a nadar. El conjunto compone el famoso Familistère de Guise, enteramente dedicado los trabajadores.  Según Julien Pierre, profesor en la Universidad de Estrasburgo, Godin buscaba luchar contra las epidemias de cólera y los efectos del alcohol que debilitaban a algunos de sus empleados; pero también había entendido que la actividad física permitía mantener la productividad.

Hoy la amenaza no es la epidemia de cólera u otra afín; es una totalmente diferente la que pesa sobre los empleados que trabajan en el sector terciario. En el auto, el bus, delante de la computadora, en la cafetería o en el restaurante… ¡Cada día pasamos más de 9 horas en posición sentada, más que durmiendo!  En conclusión, nos hemos vuelto activos sedentarios lo que, en el plano sanitario, no queda sin consecuencias.

Desde hace varios años, estudios científicos han determinado los efectos nocivos de una prolongada posición sentada: disturbios músculo-esqueléticos de pies a cabeza, sensación crónica de cansancio, problemas arteriales, aumento del riesgo de osteoporosis a causa de una disminución de la densidad ósea, aumento de la obesidad y de las enfermedades cardiovasculares y mentales, probabilidad de desarrollar un cáncer de colon en los hombres y del útero en las mujeres… ¡La lista de enfermedades da miedo! ¡En el año 2008, el sedentarismo habría sido la causa de 5,3 millones de muertos en el mundo en comparación de los 5,1 millones matados por el tabaco!

Disminuye el ausentismo

Muchos empleados comen en su lugar de trabajo, no se mueven más para comunicarse con sus colegas, prefiriendo enviar correos electrónicos y utilizando sistemáticamente el ascensor. El ser humano no está hecho para ser tan estático. Según la Organización Mundial de la Salud, una adecuada promoción de la salud en el lugar de trabajo llevaría a una baja del ausentismo, una disminución de la rotación de personal, una mejor cohesión entre colaboradores y un mejoramiento del bienestar y del ambiente de trabajo.

Lea en la esta noticia la importancia de caminar durante el día laboral. 

Recuerde que el impacto del movimiento en nuestros cuerpos nos ayudara a mantenernos más sanos, sentirnos más activos y con mucha energía para seguir nuestro día. Se puede empezar poco a poco, pero lo útil es tener la motivación para hacerlo y recordar siempre que es nuestro cuerpo y debemos cuidarlo todos los días.

¡Levántate y camina!

¿Qué tan dañino es sentarse por mucho tiempo? Aunque muchos no lo crean, sentarse por largos periodos de tiempo han sido relacionados con problemas en la salud como enfermedades cardiovasculares, obesidad e incluso el cáncer.

Read More